Qué es El Dragón - El Dragón
18837
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-18837,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.5,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
Proyecto El Dragón

Qué es El Dragón

El Dragón es una escuela democrática, una escuela orgánica y una escuela internacional.

El Dragón como escuela democrática

El Dragón respeta los dos principios de una escuela democrática: libre distribución del tiempo y gestión democrática de la escuela.

 

Como en cualquier escuela democrática, en el Dragón el aprendizaje implícito es el más importante en todos los procesos de aprendizaje.

 

Esto implica que las aulas de El Dragón se extienden más allá de sus puertas. Las aulas de El Dragón se extienden por el mundo entero: los alumnos no están limitados a las cuatro paredes de una aula sino que pasan gran parte de su jornada en diferentes lugares en los que están aprendiendo a través de su experiencia, lo que se denomina aprendizaje implícito.

 

Es decir, un día cualquiera en el Dragón conlleva la visita, entre otros, a startups locales, huertos, herbolarios y museos; e implica la realización de una serie de actividades como hacer la compra, decidir qué plantar dependiendo de la estación, actividades deportivas en centros municipales, investigación en la biblioteca, etcétera. Todas estas actividades preparan a los estudiantes para enfrentarse a situaciones de la vida real fuera de la burbuja que crean los sistemas educativos tradicionales. Además, llevan implícito el uso de materias tradicionales como matemáticas, literatura o ciencia.

Por ejemplo, las clases de cocina son un lugar idóneo para el fomento del aprendizaje implícito. En este espacio, los estudiantes aprenden química, matemáticas, medidas de peso, hacen trabajo escrito (en inglés y español), aprenden nutrición, conocen nuevas culturas dependiendo de la opción gastronómica del día, etcétera.

 

Enfrentándose a situaciones y problemas del día a día, los niños y niñas aprenden a ser seres independientes y activos capaz de solucionar problemas por ellos mismos sin necesidad de recurrir a un adulto. En el Dragón los estudiantes, a diferencia de los sistemas educativos tradicionales, dejan de ser meros receptores de información y pasan a un plano activo. En el Dragón formamos a individuos capaces de transformar la realidad, tomar decisiones y llevar a cabo sus propias iniciativas y objetivos vitales de forma ética y que respetan diferentes opciones de vida e ideologías.

 

Lo que realmente diferencia al Dragón de cualquier otra escuela democrática es que divide estos principios de aprendizaje implícito en dos modelos fundamentales: